[X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Actualidad del Medio Ambiente, noticias,

Actualidad del Medio Ambiente - Actualidad Ambiental

La Navidad no es una época feliz para el medio ambiente


Consumismo desaforado, incremento del consumo energético y el despilfarro de alimentos pasan una elevada factura a la Tierra


El momento en que el consumismo alcanza las mayores cotas del año deja una estela de severos impactos para un planeta castigado que ya no se puede permitir más excesos humanos. El gasto energético se dispara, al igual que la generación de residuos y el desperdicio alimentario, decenas de miles de árboles y plantas decorativas se secan en los comedores de las casas y se realizan millones de desplazamientos. Todo ello agrava los numerosos problemas ecológicos de la Tierra, y muy especialmente el cambio climático.

Los españoles son los europeos que más gastan en Navidad, de acuerdo con el Estudio de Consumo Navideño 2017 de la consultora Deloitte. España ha superado por primera vez al Reino Unido en la cabeza de la clasificación. El gasto medio por hogar será de 633 euros, una cifra un 3,3% superior a la del año pasado. Lógicamente, tanto consumo también le pasa una factura a la Tierra. Además, el 25% del presupuesto de compras se va ya a las adquisiciones online, lo que supone un incremento de un 10% respecto al año pasado y multiplica las emisiones provocadas por las grandes flotas de vehículos encargadas del reparto a domicilio.

Aunque de un tiempo a esta parte son cada vez menos ostentosas y emplean tecnologías como el LED que ahorran hasta un 40% del consumo, las vistosas iluminaciones navideñas en calles y escaparates, destinadas a incentivar las compras, y también en fachadas y en los mismos hogares, incrementan el gasto de electricidad durante el periodo cada vez más largo que dura la campaña comercial de los festejos, que ya supera el mes como consecuencia de la incorporación a los hábitos de consumo de muchos países, incluido el nuestro, del Black Friday estadounidense.

Científicos del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo (Suecia) calcularon hace una década que tan solo durante los tres días más señalados de la navidad en el mundo rico se pueden llegar a emitir hasta 650 kilos de CO2 por persona. Superada la crisis económica a nivel global, estas cifras no pueden sino empeorar, y mucho. En 2014, un científico de la NASA señaló que la iluminación de las ciudades es mucho más visible desde el espacio en periodos festivos como la Navidad en países cristianos o el Ramadán en los musulmanes. En Estados Unidos es entre un 20% y un 50% más brillante en Navidad que el resto del año.

En España, el gasto eléctrico por hogar aumenta en estas fechas en un 28% de media, según datos de Red Eléctrica de España (REE) recogidos en un estudio del año pasado de la Asociación Nacional de Ahorro y Eficiencia Energética (ANAE). Otro estudio de la comercializadora Podo también de 2016 estimaba que el consumo de luz medio diario de una vivienda puede alcanzar los 9,43 kilovatios hora. 

Los adornos navideños aceleran el contador solamente un 3% pero las familias pasan mucho más tiempo en casa y los electrodomésticos no paran. Según Podo, eso encarece la factura global de los hogares hispanos en unos 150 millones de euros. Algo parecido pasa con la calefacción, que puede llegar a suponer hasta el 46% del gasto energético de una vivienda.

La quinta parte del vidrio anual

Según Ecologistas en Acción, el despilfarro de alimentos en Navidad puede aproximarse al 40%. Las mesas se llenan de viandas de forma tan generosa que los estómagos atiborrados no dan abasto. Además, es costumbre consumir grandes cantidades de carne, uno de los mayores causantes del cambio climático, y de pescado, que está siendo ya esquilmado en los mares de todo el mundo. En las fiestas españolas no suelen faltar los langostinos, cuya cría en plantas de acuicultura en países tropicales está devastando los manglares, mientras la pesca de ejemplares salvajes está agotando los océanos. 

Banquetes y regalos se convierten en montañas de residuos. Se estima que la producción media diaria por individuo pasa en estas fechas de 1,4 a 2 kilos, y nuestros niveles de reciclaje están a la cola de Europa, estancados en conjunto desde hace años en el 30%, y son especialmente bajos en lo que se refiere a artículos electrónicos, que tienen estos días su punta anual de ventas.

Compártalo
en sus redes sociales

Comentar esta noticia


 

Firma:

 

Comentarios de los usuarios


juan camilo vergara ruiz

creo que debemos de cambiar nuestro frenesí al momento de la época navideña con compras de regalos, porque en esta época es donde aparece un mayor porcentaje de basura ya sea tecnológica o basura común y esto genera metano y afecta la calidad del aire. entonces debemos cohibirnos de tantos gastos para no generar tanta basura y así cuidar el medio ambiente.

Buscador de noticias

Encuentra la noticia que buscas por palabra clave, sección e intervalo de fecha

Palabra clave

¿En qué sección?

 

¿En qué fechas?